Romería La Miga Gandariega

María García

En el mes de agosto la residencia se desarrollará en La Encina / La Gándara de mano de María García , arquitecta y activista urbana, madrileña de 1983. En los últimos años ha ido desarrollando su trabajo alrededor de la arquitectura temporal, instalaciones urbanas y escenografía.

Agosto

Su proyecto “Romería La Miga Gandariega” tomará la calle como laboratorio en el que a través de actividades performativas con participación colectiva. Tratará con los vecinos sobre los procesos de la ciudad  y del barrio conectándolos con el patrimonio histórico. Reinterpretando lo que sucedió y lo que está sucediendo, uniéndolo a procesos y estrategias colectivas; alejándose  del concepto tradicional de ópera como espectáculo de consumo marcadamente exclusivo.

Después de su paso por diferentes redes y colectivos de trabajo, decidió enfocar su trabajo hacia prácticas artísticas en espacios públicos. Ha trabajado como escenógrafa con la compañía de teatro berlinés Grotest Maru, así como en diversos procesos artísticos con los ciudadanos alrededor del mundo,Palestina, Turquia…. Trabajó durante varios años en Raumlabor Berlin. Su enfoque es el diseño urbano, buscando nuevos y diferentes prototipos para vivir en las ciudades, a través de herramientas como el teatro, performance y la autoconstrucción. Paralelamente y apoyando su praxis, trabaja con la ilustración como herramienta de periodismo para describir situaciones, relaciones con la ciudad, para ilustrar procesos que a veces son difícilmente compresibles con palabras.

http://www.inprozess.com/

Desarrollo de la residencia

María García durante el mes de agosto en La Encina (barrio denominado tradicionalmente como La Gándara) profundizó en las líneas de trabajo que viene investigando en estos últimos años desde la perspectiva de activista urbana. Con cuatro acciones performánticas a las que sumó un colofón final a modo de exposición resumen de su trabajo durante el mes con “Romería La Miga Gandariega”

Como arquitecta su investigación se centra en las particularidades a cerca de la evolución del urbanismo del barrio junto a la evolución de sus pobladores, incidiendo en las relaciones intergeneracionales y como ha ido afectando todo ello en el devenir del día a día en el barrio y sus gentes.

Primera acción, “SE BUSCAN MEMORIAS” se realizó en dos momentos puntuales a modo de performance donde la artista se situaba en la terraza de uno de los bares más concurridos del barrio con un cartel y una grabadora solicitando calladamente las memorias del barrio.

De algún modo los habitantes del barrio sabían que la artista era ajena al barrio y la curiosidad hizo que se fueran acercando a ella por propia voluntad a preguntar quién era y que hacía.

Hombres, mujeres y niños, gente que no vivía en el barrio animaba a los que sí eran de allí a contar sus historias a María (que venía de Madrid). De este modo la artista a lo largo de la primera quincena de agosto tuvo una inmersión en La Gándara por parte de los propios vecinos.

memorias

La evolución y desarrollo urbano conecta a muchos de los vecinos, sin que en muchos casos se conozcan directamente, por las historias y recuerdos compartidos.

“Es difícil mostrar o captar la emoción de las personas al rememorar ciertos recuerdos de sus vidas con una desconocida. Del mismo modo es difícil mostrar la emoción de ese desconocido al escucharlas y compartir el momento” A los 10 días de estar María en el barrio ya la saludaba todo el mundo por su nombre.

Fotografía: Pablo Lobo

“7 DÍAS – HIMNO DE LA GÁNDARA”, aunque no fue una acción en sí misma, sino que fue parte de la última acción denominada “Romería – La Miga Gandariega”, nos gustaría señalar el trabajo que María García realizó con parte de los chicos y chicas del barrio.

Su inclusión en el proyecto vino dada por las circunstancias tras escucharles quejándose de la difícil convivencia intergeneracional, de modo que se les propuso colaborar en el proyecto con la creación del himno del barrio a modo de canción de hip hop donde debían plasmar el espíritu del barrio, sus vivencias y su visión del conjunto.

En dos grupos de trabajo con un total de 25 chicos y chicas crearon la letra y buscaron las bases musicales. Participaron de un taller de grabación musical grabando por pistas todas las voces así como la grabación de un videoclip de su canción.

7dias

Transcripción de la canción: María Dilemas

 

Finalmente fueron sólo las chicas las que llevaron la representación al público en la Romería del 31 de agosto, apoyadas por sus compañeros (sin duda los que más aplaudieron).

Tercera acción, “LA PREGONERA” con la inestimable colaboración de Marta Solano, vecina de la La Gándara.

La acción recoge la tradición de la figura del pregonero (en este caso pregoneras) y el acto de promulgación en voz alta de algo para que llegue al conocimiento de todos, en muchos de los casos relacionándolo con la música. De este modo Maria García junto a Marta Solano anunciaron a todo el barrio de La Encina – La Gándara “La Romería – La Miga Gandariega” del 31 de agosto.

Con un amplificador con música festiva y dos micros interactuarón con los ciudadanos a pie de calle y vecinos del barrio. Fue palpable al llegar el día 31 de buen resultado de “La Pregonera”, pero no sólo ello sino la gran necesidad de los vecinos de tener voz y de hacerse oír.

Se recogieron memorias del barrio, necesidades de los vecinos para el barrio, la historia de los negocios y las interrelaciones de los vecinos.

La tecnología es una buena herramienta de comunicación pero a veces figuras tradicionales ya olvidadas son más efectivas (al menos de otro modo) en lugares como los barrios como en éste donde la población es de edad avanzada, permitiendo la comunicación intergeneracional ante la sorpresa de todos ante tal acción. Sorpresa de los más jóvenes por desconocimiento de la figura y de los más mayores quienes ante el reconocimiento de la misma, no sólo participaron activamente sino que se prestaron, por voluntad propia, a explicar a los más jóvenes que era un pregonero, en qué consistía la acción y no contentos nos hicieron de guías por los negocios del barrio presentándonos a todos los vecinos.

Gracias a Eloy vecino de La Gándara.

“DERIVAS URBANAS”

En las dos jornadas de puertas abiertas que se realizaron durante la residencia de agosto, tras la explicación del proyecto y sus particularidades, la artista planteó un juego de deriva urbana para los asistentes. Qué mejor manera de conocer un barrio cuando la mirada no va dirigida ya que el trayecto, fuera de la norma, no va trazado ni tiene un fin concreto sino el huir de un perseguidor y todo ello en una actitud de disimulo, como si no pasara nada ya que el perseguidor no debe notar que ha sido descubierto.

La urbanística y reordenación de los espacios urbanos está al servicio del ciudadano y de la misma ciudad y sus servicios. De manera que vamos a lugares concretos con fines concretos. Cuando eliminamos de la ecuación la finalidad nos queda el deambular, curiosamente solemos alejarnos de nuestras zonas cercanas y de referencia y siempre hacia la arteria principal de la ciudad donde más servicios tenemos a nuestra disposición (sobre todo desde el punto de vista del ocio).

La misma María García os lo cuenta:

No conocemos nuestras ciudades, en muchas ocasiones ni nuestros barrios. Con esta dinámica de deriva, María García al integrar el estado deambulatorio en los participantes fomentó que cada uno de ellos se fijara en destalles de los que jamás se habría percatado en caso de estar realizando las tareas del día a día en el barrio .

Invitó a los participantes a que durante la dinámica hicieran fotos con sus móviles (podéis verlas en nuestro Instagram @unveranoensantander) dejando registro de su mirada mientras recorrían el barrio de La Encina.

Una nueva manera ver jugando y entrelazando su proyecto con esta acción de Deriva con el de la residencia de julio de Dadi Dreucol y su proyecto “Nuevos Modos de Ver”.

Ambos descubrieron la ciudad y los barrios donde desarrollaron su trabajo e invitaron a sus pobladores y al resto de ciudadanos a mirar desde otra perspectiva.

La “ROMERÍA LA MIGA GANDARIEGA” fue la última acción de María García dentro de la residencia, una muestra pública a modo de compendio de lo desarrollado a lo largo del mes de agosto.

Consistió en una romería urbana con cuatro estaciones donde los vecinos del barrio mostraron algunas de la acciones y dinámicas que realizan durante el año . El Coro y La Peña de Bolos de La Encina colaboraron mostrando su trabajo junto con los más jóvenes que presentaron al barrio su trabajo con la artista, con su himno “7 DÍAS”, así como la “GALERÍA URBANA” creada por María García con toda la documentación recogida a lo largo de la residencia: una serie de retratos, con los personajes enmarcados en su lugar favorito del barrio y con una frase icónica de las entrevistas realizadas en su acción “SE BUSCAN MEMORIAS”

De este modo participativo María García convirtió a los vecinos en protagonistas absolutos del proyecto convirtiéndolo en un proyecto comunitario y expositivo.

 

Anuncios